LAS CARRERAS CON OBSTÁCULOS, ¿LLEGARON PARA QUEDARSE?



En la actualidad, una de las modalidades de competencias deportivas que más está llamando la atención es la de las carreras con obstáculos (obstacle course races “OCR” en inglés). Pero, ¿qué son las carreras con obstáculos?  Dichas competencias se basan en una carrera campo-traviesa o “cross-country” combinada con una serie de obstáculos a lo largo del recorrido, los cuales la hacen más demandante y divertida.

Existen varios formatos de dichas carreras, siendo diferentes los organizadores de las mismas. Entre las más conocidas a nivel nacional e internacional están: Spartan Race, Tough Mudder, Battlefrog, Desafío de Guerreros, etc.  Cada una tiene características particulares que la hacen distinta a las demás.  Por ejemplo, en la Spartan Race, por cada obstáculo fallido, se penaliza con 30 burpees (ejercicio que combina lagartijas con saltos de rana); en la Battlefrog se tiene que pasar cada obstáculo correctamente, de lo contrario se perderá el derecho a obtener el reconocimiento de finalista en la categoría elite; y así cada carrera tiene su propio sello distintivo.

Entre los obstáculos más comunes en dichas carreras, están el saltar vallas o muros, cargar costales de arena o troncos de árbol, trepar cuerdas, realizar un “pasamanos” o “monkey bars”, hacer el famoso “pecho-tierra” a lo largo de un alambre de puas, etc. La mayoría de estos obstáculos fueron diseñados a partir de pruebas que se realizan en la milicia: ejército, marina, etc.

Pero, ¿Quién puede participar en dichas carreras? ¿Son apropiadas para todos los niveles de acondicionamiento? ¿Existe algún impedimento físico para poder hacerlas? La respuesta a todas estas preguntas es que cualquiera puede participar, sin importar la edad, el estado físico de la persona o su experiencia haciendo este tipo de competencias. Existen diferentes distancias y niveles en las carreras lo cual hace accesible a todo tipo de personas para poder realizarlas.  Claro que es muy importante llevar una preparación previa a la competencia (al menos unos 3 o 4 meses de anticipación) para poder hacer una carrera con obstáculos y poder terminarla satisfactoriamente, minimizando los riesgos de lesiones o simplemente no poder concluirla. Una dieta balanceada, basada en carbohidratos complejos (pastas, leguminosas, granos enteros, etc.)  combinada con proteínas (pollo, pescado, carne) también es de suma importancia, al tiempo de reducir el consumo de grasas y azucares procesados que limitan el desarrollo físico de la persona y por ende su rendimiento en la competencia.

Por último, ¿Las carreras con obstáculos llegaron para quedarse o son solo una moda pasajera?  En mi opinión, este tipo de carreras llegaron para quedarse. La razón es simple. La gente hoy en día busca nuevos retos, poner a prueba sus capacidades físicas, mentales e incluso emocionales y competir sanamente contra otras personas con ambiciones y estilos de vida similares. Las carreras con obstáculos ofrecen esto y más. Hay un ambiente de camaradería difícil de encontrar en otro tipo de competencias. Se puede trabajar en equipo, apoyándose unos a otros a superar los obstáculos; al cruzar la meta existe un sentimiento de satisfacción y realización increíbles y siempre hay una buena fiesta al terminar la competencia.  Por esto y más, las carreras con obstáculos son ya una parte esencial en el estilo de vida de muchas personas, incluyendo a su servidor.

 

Raúl Victoria

Competidor elite de carreras con obstáculos y entrenador de alto rendimiento