“Ser mamá y además corredora"




“Ser mamá y además corredora"

Las mujeres tenemos la capacidad de hacer mil cosas a la vez. Y cuando nos convertimos en madres esa capacidad se multiplica. No sabemos cómo sucede, pero es real que sucede. Si quieres comprobarlo mira a una mamá en el súper mercado, cuando va a dejar a sus hijos a la escuela, en el trabajo, entregándose por completo sin olvidar su papel más importante, el de ser madre.

Ser madre NO TE LIMITA, por el contrario te impulsa.

Esos sueños que tienes no se frenan cuando te conviertes en madre, se maximizan. Y los proyectos de vida comienzan a ser acompañados de un motor que nos da un poder impresionante  y nos llama mamá.

Ser madre NO es tarea fácil… Ser madre y además corredora tampoco lo es.

Pero lejos de poner pretextos, una mamá corredora busca tiempo para hacer lo que le gusta, porque sabe que antes de ser mamá es ella misma y  si es FELIZ su familia también lo será.

“¿Pero cómo le hacen para encontrar ese tiempo dónde aparentemente no lo hay?”

 

Y la respuesta es diferente para cada una. Pero el resultado el mismo. ¡SIEMPRE SE PUEDE!

Una mamá se levanta temprano para prepararse y preparar a sus hijos, llevarlos a la escuela, guardería o quien le hace favor de cuidarlos mientras se va a trabajar o a realizar sus actividades diarias.

Se duerme al final para dejar todo listo para el día siguiente.

Se vuelve más organizada y precisa en tiempos.

Además es  más disciplinada no solo con sus entrenamientos, sino en su vida, con su alimentación y eso se lo transmite a sus hijos.

Una mamá corredora sabe que es más importante la calidad que la cantidad, tanto para sus hijos como para sus entrenamientos. Y aunque a veces siente culpa por no estar todo el tiempo que quisiera al lado de sus hijos, también sabe que lo que hace para ella se transforma en amor para ellos.  

Así que ser una mamá corredora NO es un súper poder, es una decisión. 

Una decisión que quienes la tomamos lo hacemos convencidas, entregándonos por completo, porque sabemos que nos llena de satisfacciones y felicidad. Y esa felicidad la transmitimos a nuestros hijos y seres amados.

 

¡ESTE DÍA DE LAS MADRES FELICIDADES A TI MAMÁ CORREDORA!

 

Porque decidiste que se mamá no te limita. Muy por el contrario té impulsa para demostrar a tus hijos que cuando tienes una pasión debes ir tras ella.

Felicidades mamá corredora, que después de darle un beso de buenas noches a tus hijos NO vas a dormir. Vas a poner tus cosas deportivas para salir temprano a correr.

Felicidades mamá corredora, que quizá te develaste con tu hijo  haciendo alguna tarea o cuidando su sueño, pero que a pesar del cansancio saliste a correr; porque  aunque los que no te entienden piensan que te cansarás más, tú sientes una gran satisfacción al sudar y entregarte a esos kilómetros que te dan felicidad.

Felicidades mamá corredora que tienes miles de ocupaciones, no hay espacio en tu agenda, por trabajo, por los hijos o por las actividades familiares. Pero a pesar de ello decides no frenar tus sueños y te inscribiste a una carrera más y decides entrenar para ello.

Felicidades mamá corredora, que no ves limites, que corres carreras de 5kms, 10kms, 21kms y quizá maratón.  Y lejos de tener miedo, sientes emoción al pensar que ello implica entrenamiento.

Felicidades mamá corredora que pudiendo despertar un domingo tarde, decides madrugar para salir a entrenar o acudir a una carrera. 

Felicidades mamá corredora porque le enseñas a tus hijos que el deporte es la mejor inversión que le puedes dar a tu cuerpo, no sólo físico, sino mental y emocionalmente.

Felicidades mamá corredora que te encanta recibir medallas después de las carreras, pero que de ninguna manera se comparan con los abrazos de tus hijos rodeándote el cuello diciendo “felicidades por esa medalla mamá”.

 

 

¡Felicidades mamá corredora!

 

Por ser mamá, por decidir  ser corredora y  entregarte feliz a lo que te gusta hacer, CORRER.

ALE HERNANDEZ